Esta es una de esas películas muy compleja, que noslleva a los bordes. Uno tiene que decidir. No es fácil.  No es simple. Tan provocadora es, que tiene dos versiones.  La israelí y la norteamericana. Usted escoge, pero para entender esta película usted debe ver ambas versiones, no obstante, me quedo con la israelí. ¿Por qué? Porque se trata de una película que nos ofrece el contexto político del cuido al infante, y la urgencia de pensar, como mínimo, poéticamente la cuestión nacional [la identidad o imaginario de los judíos/israelíes que no creen en el maltrato a los palestinos/árabes].

Leer más...

Es una de esas películas que nos hace recordar al ilustre, hoy fenecido, James Brown, cuando me decía, casi al oido, “I feel good”, y no se detenía y seguía cantando, “so good, so good”.  En fin, que es una película interesante bien pensada, que se une a ese ilustre proceso del cine americano de documentar su historia como nación, y educarnos que, como el complejo que tuvo Eugenio María de Hostos en el 1899, el pueblo de la modernidad y progreso, eran los EE.UU. No coincido, pero eso lo dijo Hostos…

Ver Captain Fantastic (Dir. Matt Ross, EE.UU., 2016) es meternos en un viaje de la vida en alternativa.  Cuando los hippies, aunque un poco a destiempo, se meten a vivir en los bosques del estado de Washington, y educan a sus hijos fuera del mundo de la lógica del mercado, la acumulación y el capitalismo.  Captain Fantastic es sobre un mundo alterno al capitalista. En eso es buenísima, pues es inspiracional. I feel Good, me recuerda el poeta negro James Brown.

Leer más...

La vi hace unos días. No la he querido comentar, pues creo que es una joya de película que confunde otros asuntos, y nos deja a todos maltrechos y maltrechas, pero es una joya de película.  No por eso, no puedo hablar de la misma. Usted, ¿qué está mirando?, como diría Residente en La Perla, debe irla a ver.  Dale que se acaba el tiempo.

Leer más...

Ya lo dije, y me reitero: Steve McQueen es un director de cine a seguir.  De origen caribeño, entre Grenada y Trinidad, nacido y criado en Londres, Inglaterra, y casado con una mujer holandesa, con la cual tiene dos hijos, este talento establecido dice cosas que hay que prestarle atención.  Hay que seguirle, como se le siguen los pasos a otros actores y actrices, como Michael B Jordan, Jordan Peele, y Lupita Nyong´o.  

McQueen promueve el desarrollo de la historia de la comunidad afrodescendiente en Inglaterra.  Esto lo hace en la serie de televisión Small Axe, la cual aborda capítulos sobre distintos aspectos de la vida de los inmigrantes caribeños y africanos, a suelo británico.

Leer más...

Ya se han agotado todas las películas. Termina uno viendo películas que de ordinario no vería. Sobre todo cine italiano, del cual llego a la conclusión, que está basado en una premisa dura y fuerte: la nostalgia. Luego de haber visto y reseñado tres películas de origen italiano, no puedo decir otra cosa.  En ese país apuestan a la nostalgia como narrativa cinematográfica.

Leer más...

La vi sin expectativa alguna.  Pensé que por el reparto, podría ser algo interesante.  Así no más, algo interesante.  Al verla, y recorrer dos terceras partes del filme, no tuve mucha expectativa,  no obstante la película en sus últimos 20 minutos da un vuelco, que la hacen muy interesante.

The whole truth (Dir. Courtney Hunt, EE.UU., 2016) trata sobre la historia de un joven menor de edad, Mike (Gabriel Basso) a quien se le acusa de haber asesinado a su padre, Boone (Jim Belushi).  En el proceso el abogado de la familia interviene, en un difícil caso donde el joven acusado no le habla a su abogado, Ramsey (Keanu Reeves). 

Leer más...

Se trata de un filme bonito, que introduce un tema clásico: la justicia.  La justicia como un relato contado a partir de un interlocutor no tradicional: el joven coacusado que descubre lo compleja que es la justicia, y donde en todo momento, éste indica que no fue parte de un asesinato. Simplemente un sujeto de a pie, que por allí pasaba. Que por allí pasaba, tan sólo así, tan sólo pasaba.

Leer más...

A André y Barbara Shervington

Cuando llegué a Londres, a vivir y a estudiar en el 1986, lo hice cargando a cuesta un bulto tipo gusano, color verde. En ese iba todo mi capital: unos pantalones, un traje de vestir formal, y varios pares de zapatos.  Cuando me fui de Londres, cinco años despues, no llevaba a cuesta ningún bulto, solo mis memorias.  En Londres conocí el mundo, pero en particular conocí a este inmenso Caribe, compuesto de una infinidad de tierras-naciones, las cuales expandieron mi mirada de esta región.  Todas somos islas.  Todas somos islas repletas de gente extraordinaria.

Leer más...

Más artículos...