(San Juan, 1:00 p.m.)  Ayer buscaban Gremlins en la bóveda  de la JAVAA en el Coliseo Roberto Clemente. Hoy se busca a un ente externo, la Oficina del Inspector General del gobierno de Puerto Rico, para determinar que pasó con los votos adelantados y ausentes, que todo indica que hubo más emitidos y enviados de los que se recibieron de vuelta. En fin, que hay, como se habla en voz de Francisco Rosado Colomer, “muchas irregularidades”, aunque siempre se precisa que no hay fraude electoral.

Lo que estas elecciones han demostrado es que al prestarle más atención al proceso del conteo de votos, descubrimos que la practica electoral en Puerto Rico es primitiva y artesanal.  Que todo se hace “como en los tiempos de antes”  y hay poca sofisticación en los procesos.  En esa medida, todo suena irregular, pese a que algunas cosas suenan a fraude.

Los dos modelos electorales por excelencia en el mundo hoy son el Frances y el Venezolano. Son los que se utilizan para provocar una calidad electoral (proceso de votación y conteo) de eficiencia.  Tal vez Puerto Rico podría asumir como ejemplos lo que pasa en dichos país.

Leer más...

(San Juan, 1:00 p.m.)  La gran victoria electoral en los EE.UU. no se le puede acreditar a la candidatura del demócrata Joe Biden, y su vicepresidente, Kamala Harris. Habría que acreditársela también a los sistemas mediáticos de dicho país, las llamadas cadenas de noticias/televisión que son las que declararon la victoria de uno y la derrota del otro candidato, el incumbente Donald Trump. 

Pero los sistemas mediáticos, así como las grandes cadenas de comunicación en línea, no se han quedado atrás en definir, quien puede opinar, que no se puede opinar, y cual es la tendencia a seguir. Se han convertido hoy, tanto la televisión como las plataformas de redes sociales, en el poder real detrás y frente del trono, que determinan que pasa y que no pasa en dicho país. En otras palabras se han convertido en el poder de censura en los EE.UU.

Es curioso que la colonia/territorial de Puerto Rico siempre es un lugar más avanzado que la metrópoli.  Por lo tanto, ayer en la principal cadena de televisión/noticias de ultra derecha, un analista comunicador le apagó el micrófono a la jefa de prensa de la Casa Blanca, pues la misma había hecho conjeturas sin fundamento de que había habido fraude electoral en las elecciones en los EE.UU. 

Leer más...

(San Juan, 11:00 a.m.) Pocos están consientes la práctica del fraude electoral tiene vergonzosos antecedentes históricos.

El robo electoral durante la primera mitad del siglo XX fue un ejercicio continuo e impune que llevaba a cabo el Partido Republicano. Tomo un esfuerzo titánico de décadas eliminar la nefasta práctica ; la misma que hoy con la imposición sin consenso de este nuevo código electoral, que no tiene otro objetivo que volver al robo electoral .

El logro capital del Partido Popular Democrático, no fue sólo la justicia social que se llevó a cabo en una generación, fue darle al pueblo el poder de ejercer el voto limpio y confiable . Fue fundamental en la década del 40 devolverle al hombre y a la mujer la dignidad que da poder ejercer limpiamente la fuerza de su derecho al voto.

Sin ese poder del voto libre hubiera sido difícil alcanzar por del PPD, la justicia social con la que logro sacar al país de la miseria en una generación, y fue pieza indispensable para lograr entonces un desarrollo económico, educativo y cultural desde un sentido de afirmación puertorriqueña.

Leer más...

(San Juan, 5:00 p.m.) Ayer, 3 de noviembre de 2020 el pueblo puertorriqueño celebró las tan esperadas elecciones 2020. Parece ser que esta vez el pueblo que vota es diferente. Las risas en el chat de Telegram, los desastres naturales y la ineficiencia gubernamental han exacerbado la crisis social y económica de la isla. Se escucha que éste es el año en que se culmina el bipartidismo rojo/azul. Aunque según Jenifer González dicha crisis no es culpa de ningún partido sino que del pueblo que los elige.

En expresiones por la candidata a la gobernación Alexandra Lúgaro sobre 400 querellas le han llegado en relación al proceso de votaciones. San Juan, Ponce, Aguadilla y Mayagüez. Estos, son solo algunos de los pueblos donde se han reportado incidencias con el conteo de votos. Se le ha instruido a las personas depositar sus papeletas en bolsas, sobres, cajas y urnas. Al parecer las máquinas que habían sido certificadas por un comité con antelación al proceso electoral. Aparentemente son alrededor de 12 máquinas dañadas por falta de cuidado y mal almacenamiento.

Leer más...

(Madrid, 10:00 a.m.) El sábado 7 de noviembre se confirmó que el presidente yanqui Donald Trump perdió las elecciones, aunque él sigue diciendo que le hicieron fraude. Esto se da en medio de la pandemia y en la crisis más grave del capitalismo mundial.

Desde la UIT-CI compartimos el festejo de los trabajadores, el movimiento antirracista, el movimiento de mujeres, el movimiento ambientalista y la mayoría del pueblo estadounidense, así como en otros países. Salió derrotado el presidente y multimillonario derechista, imperialista, racista y misógino que negó el coronavirus, desmanteló el sistema de salud, defendió a la policía asesina de George Floyd y sometió a los pueblos del mundo con sus planes de saqueo a favor de las grandes transnacionales y los banqueros. Trump era el presidente del capitalismo imperialista que solo ofrece hambre, desigualdad social y es una amenaza para el planeta con la destrucción ambiental, llegando al extremo de negar el cambio climático producido por el uso irracional de recursos que hacen las transnacionales y los gobiernos capitalistas.

Que festejemos la derrota de Trump no implica apoyar o tener alguna expectativa en Joe Biden, quien ganó en nombre del otro partido patronal imperialista, el Partido Demócrata. Biden fue el vicepresidente del gobierno de Obama, no solo no solucionó los problemas de los trabajadores, los afrodescendientes o el pueblo pobre, sino que ante la crisis capitalista de 2008 salvó a los bancos y las multinacionales e impulsó también los planes de hambre en el resto del mundo. Por eso la clase trabajadora y los pueblos del mundo no deben depositar ninguna esperanza en Biden, pero sí en las y los trabajadores, en el movimiento antirracista y de mujeres en lucha de los Estados Unidos que enfrentaron a Trump en las calles.

Leer más...

(San Juan, 12:00 p.m.) Han pre-certificado un fraude, lo sabemos por los votos de los presos, votando frente a un representante de Tomás Rivera Schatz en la cárcel de Sabana Hoyos.  El hizo una serie de visitas, antes de la votación a las cárceles, intimidando, como es su estilo.

Y no conozco un abusador que no sea cobarde, porque los presos son sus esclavos, así los trata. Por las inagotables irregularidades, en votos adelantados donde nada cuadra. por el traqueteo con las máquinas. No tiene legitimidad .

Se roban votos, saquean la democracia. Y todo por que hay que destruir el país , porque para ellos, el Partido Nuevo Progresista (PNP), somos su finca privada. Pero pudo más el rencor que el amor a esta tierra. Y a nombre del bipartidismo, revalidamos la corrupción del unipartidismo PNP.

Leer más...

(San Juan, 1:00 p.m.)  En algún momento fallamos, pero la debacle que produce en Puerto Rico la victoria, por segundo cuatrienio consecutivo del Partido Nuevo Progresista (PNP) se justifica con una narrativa que “los viejos son los responsables”.  Esto no le puse mucha atención durante el periodo electoral, pero ahora que ha pasado todo, le presto atención.

Es curioso, pero en los EE.UU. dos septuagenarios se disputan la presidencia de dicho país. Por un lado Joe Biden con 77 años, y de otro lado Donald Trump de 74 años.  Nadie los llama viejos. Son hombres de estado. Mientras, con menos en Puerto Rico, a Pedro Pierluisi, el nuevo gobernador electo le dicen viejo e incapaz, y lo descalifican.  No por mencionar a Charlie Delgado o a algunos columnistas de este medio.

La narrativa del rechazo a los viejos la construyó en Puerto Rico la política de las redes sociales, en parte asociada a algunas organizaciones políticas.  Con eso así se fueron creando los medios para excluir y excluir y excluir a los adultos y adultos mayores.

Leer más...

(San Juan, 9:00 a.m.) No hay que ser pitonisa para adivinar que el año 2021 será un año de muchas incertidumbres y cambios inciertos. Sin contar los enigmas que la naturaleza y la pandemia del Covid 19 nos auguran. Cierto es que tendremos una nueva administración gubernamental, una legislatura compartida, un nuevo juez de Tribunal Supremo de Puerto Rico, un nuevo presidente en los Estados Unidos de América y como mal de males una nueva Junta de Control Fiscal.

            El próximo año será la prueba de fuego para los nuevos gobernantes de un Puerto Rico en quiebra. Irónicamente rico con miles de fondos federales productos de una pandemia mundial, pero que lamentablemente se pueden perder en el entramado corrupto de los nuevos amigos del alma. Amigos del alma que nunca escucharon las diatribas de los candidatos a la gobernación contra la corrupción. Ellos como inversionistas políticos siempre pasarán sus facturas a los nuevos amigos políticos.

            El pueblo, el ciudadano de a pie, el que carga con las culpas y las ineptitudes de los que gobiernan, no verán muchos cambios, será más de los mismo, pero con el agravante de una Junta de Control Fiscal, ya no con la presencia puertorriqueña, sino completa y netamente americana, como la querían los que votaron “Sí”.

Leer más...

Más artículos...