Francia acaba de pronunciar que el racismo ya no es parte de los problemas de su país.  Es curioso, pero eso lo dijeron ellos.  Mientras, en la república actual de dicha nación, hay otros problemas sociales.  Todo nos indica que la narrativa del estado, tiene poco que ver con la narrativa social que se vive en el país.

Les miserables (Dir. Ladj Ly, Francia, 2019) nos cuenta la historia de una unidad especializada de la policía, que se dedican a transitar por el “Cartier”, el barrio.  En el proceso, policías como personas, son partes del mundo de las micro corrupciones, micro y macro delitos, y sobre todo de las complejas relaciones sociales de la Francia contemporánea. 

Leer más...

Reconociendo a Pablo Hasél [que es catalán]

Llega un punto que la desesperación es total.  No es posible ver un cine tan atrasado como la apuesta “internacional” de España, que incursiona en su nueva región de confort colonialista – Africa.  Entonces uno ve, película tras película sobre el tema de España y Africa, y tiene la misma formula y el mismo resultado. 

Leer más...

Favor de no decirme que no entendí el mensaje de la película. Lo entendí y por eso es que digo que es una película contradictoriamente racista.  Lo que se crítica es lo que se impone como lo real y única solución. No hay paradigma de cambio o de transformación.  Nacimos racistas, como hombre y mueres blancos, y los negros no pueden ni narrar su vida ni su quehacer.  Simplemente somos un resultado que no cambia.

Black Beach (Dir. Esteban Crespo, España/EE.UU., 2020) es otra de las producciones que las redes de cine están impulsando en los EE.UU.  Es algo terrible, si a usted le gusta un cine de los EE.UU., que en materia racial es muy adelantado. Pero si le gusta un cine cubano, que en materia racial es muy adelantado, usted entonces estaría pensando lo que yo pienso: Black Beach es un planteamiento, bien intencionado, pero atrasado en material racial hoy en el cine.

Leer más...

Me sorprendí a mi mismo.  El título en inglés era Below Zero, y yo cuestionaba que como terminé viendo una película española. Pero ya lo había adelantado el querido Cheo Feliciano, “de cualquier maya sala un ratón”.  La sorpresa mía fue descubrir que realmente es la una película de la apuesta de Netflix a hacer cine en español, a partir de la industria española, y presentándonos buenos guiones con buenos actores, y en presupuestos “bajo cero”, es decir, sin presupuesto.

Bajo Cero (Dir. Lluis Quilez, España, 2021), es un filme acabado de estrenarse en la plataforma digital por excelencia hoy. La película narra como un grupo de presos es transferido en un convoy nocturno, y algo pasa mal, que termina todo mal.  Ahora bien, la película no es cualquier película. Se inserta en los debates contemporáneos en España por la igualdad de genero, anti machista y anti violencia de género. No me es posible contarla pues se pierde la magia.

Leer más...

En fin, que uno intenta ser libre pero nunca lo llega a ser, sobre todo en el territorio colonial de Puerto Rico. Máxime, cuando la prensa comercial y sistemas mediáticos impulsan por todos lados, la incorporación total de Puerto Rico a los EE.UU.  Mientras, en el mundo, en los otros mundos, tanta gente lucha por su libertad, por su independencia.

Leer más...

Todo cine hecho a partir de la idiosincrasia y cultura de Luisiana, EE.UU., es siempre un asunto complejo y delicado.  Luisiana mezcla una cultura francesa, colonial y postcolonial, y luego hoy, en el país contemporáneo norteamericano, Luisiana es un lugar interesante a partir de la imaginería de la cultura afrodescendiente local.

Leer más...

La ví porque me la habían contado. Luego me dijeron que era un filme “clasi” en blanco y negro, no en sepia, y que el hijo del padre actuaba.  Pues saqué tiempo en la noche de estreno para verla, sobre todo, que los rumores y tambores venían de otro tipo de discusión, irresuelta en el cine americano, sea el de Hollywood o el de las redes sociales.

Malcolm and Marie (Dir. Sam Levinson, EE.UU, 2021) es una película sumamente problemática. Ahora bien hay que explicar por qué.  Por un lado, porque tanto Levinson, como los únicos actores del filme, John David Washington (Malcolm) así como Zendaya (Marie), durante el crudo año de la pandemia, estaban sin trabajo. Ya habiendo compartido trabajo los actores, pensaron hacer algo sin presupuesto, y se toparon con el guión de Levinson.  Este ni tonto ni perezoso, puso el dinero, puso el guión y dirigió, un filme realmente hablando sin presupuesto ($2.5 millones) un solo escenario, y una sola escena que empieza y termina, en la segunda escena que es el final. Y chaz, se termina la película

Leer más...

Se trata de un clásico del cine caribeño y latinoamericano. Un clásico, realmente hablando del cine cubano, de uno de los grandes dentro del circuito de los grandes: Tomás Gutiérrez Alea.  El genio, el gran Titón.  Cineasta de películas fundacionales, todas, que se convierte en culto de los seguidores del buen cine.

Con esa introducción hablemos de La última cena (Dir. Tomás Gutiérrez Alea, Cuba, 1976).  Se trata de un filme importante sobre la esclavitud en Cuba a fines del Siglo 18.  En ese momento, el Conde (Francisco Villagra) invita a sus esclavos a la representación de la ultima cena con Jesucristo. Todo esto en medio de la semana santa.

Leer más...

Más artículos...