Estos son los primeros rayitos de sol tomados desde mi balcón esta mañana como a las 7:30 am. Llevo semanas tratando de capturar un amanecer puro y las nubes no me lo permiten. Es el invierno veraneado de mi Puerto Rico que hace que nos despertemos más tarde y que muchas personas asocien las celebraciones navideñas con un estado anímico particular y algunos hasta se depriman. El resto del año es diferente, el sol nos despierta y somos más productivos. Esto me

Leer más...

La amó tanto y tanto que el amor se le hizo implosión exacerbada. Entonces, procuró lastimarla desde su interior ensombrecido. Ella al advertirlo, se desprendió de su vista, se marchó a un planeta que la considerara única y se hizo misterio nocturno para pasar desapercibida ante su torrente habitual de rayos y luces.

Leer más...

Conozco la dueña. Conozco el ambiente, conozco la promiscuidad de la incumbente. No importa, no es importante; el tiempo corre, apremia, el calor del día aprieta. Le busco conversación al ingrávido que atiende y el hombre se abre como una flor de calabaza.

Miro alrededor, miro el espejo de la barra, que está frente a mí, y observo que por el ángulo derecho de mi vista, en la retrovisión de los quehaceres humanos, está el epílogo de mis andanzas. Sudo, carraspeo y miro al programa del Guitarreño.   

Leer más...

[Nota del autor: Dedico este cuento a los rivales que alguna vez han tratado de empañar mi imagen. Ellos saben quiénes son. A veces con mayor o menor suerte, sus acciones ahí quedan. Entonces, en respuesta, me gustaría compartir lo que he aprendido gracias a ellos, sobre la difamación como estrategia del poder. Los que estas líneas me inspiraron, lograron sus puestos gracias al violento clientelismo que abunda en nuestro país. Pero para sostenerse en estos cargos posteriormente dependen, de esconder su mediocridad. Es ahí donde resulta útil rebajar a la competencia. Difundidas sus razones, esto le será más difícil, pues al final terminarán  engañándose, únicamente a ellos mismos.]    

Leer más...

La amó tanto y tanto que el amor se le hizo implosión exacerbada. Entonces, procuró lastimarla desde su interior ensombrecido. Ella al advertirlo, se desprendió de su vista, se marchó a un planeta que la considerara única y se hizo misterio nocturno para pasar desapercibida ante su torrente habitual de rayos y luces.

Leer más...

-Tengo miedo- se dijo Gabriela

El reloj del auto marcaba las 2:45 am. La noche se sentía más fría de lo que pensaba y no trajo el abrigo. Desde las parrandas de antaño en la navidad no había salido del hogar a esa hora. No imaginaba la fila de automóviles esperando turnos a esas horas. -No lo puedo creer, pensé en ser de los primeros turnos y la fila es interminable-.

-Tengo ansiedad. Es la misma ansiedad que provoca un futuro incierto. La tuve en mi graduación escolar, cuando me fui de casa y me casé, al momento de tener a Luis y cuando murió Joaquín. No sabía que esperar luego de esos eventos que me cambiaban la vida.

Leer más...

Más artículos...