Tal vez porque me considero una mujer negra en un mundo dirigido por hombres blancos...  Tal vez porque me han tildado de “loca” en más de una ocasión...

Tal vez porque no me resulta extraño que se me niegue una oportunidad, un ascenso, un mejor turno de trabajo, un aumento salarial para dárselo a un hombre blanco menos cualificado o a una mujer blanquita, diminuta y delgada, más afín con la visión clásica de la belleza femenina...

Tal vez porque mis labios son carnosos, mi nariz ancha y mi pelo grueso y rebelde...

Tal vez porque soy una mujer fuerte, independiente, profesional, heterosexual, felizmente divorciada, sin hijos, sin marido...

Tal vez porque me considero feminista, dueña y ama de mi vida y de mi historia...

Tal vez porque soy netamente puertorriqueña...

Tal vez porque soy hija de un líder obrero y una historiadora independentista...

Tal vez porque soy una de muchas carolinenses que ha escuchado hablar unas mil veces de Julia de Burgos, pero nunca de Cecilia Orta...

Tal vez porque mis lecturas son de tono médico y no tanto social, histórico o antropológico...

Tal vez porque no me resulta desconocido el sentirse ignorada, menospreciada, invisibilizada...

Cualquiera que sea la razón, este libro “Historias de Mujeres Puertorriqueñas Negras” le habla a mi corazón y hace retumbar el alma y gritar:

¡Celestina! ¡Juana! ¡Pura! ¡Cecilia! ¡Agripina!

¡Ancestras! ¡Eternas! ¡Omnipresentes!

Hoy es 23 de Abril de 2020

Un día más de la victoria celebrada

Por la Peste Coronavirus – Covid19

Que, como un Dios maldito de las guerras

Se lleva a los ciudadanos a su santa gloria

Muertos llenos de pena.

Bellamente, le digo a mi esposa:

-Saca la bota María que me voy a emborrachar

Pues es Fiesta de nuestra Comunidad Castilla y León

Leer más...

¡Oh luz gozosa de la santa sangre

Del Cerdo, el Cochino, el Lechón, el Marrano

El Gorrino, el Puerco, el Gocho

Terrenales, inmortales ¡

Qué gozada al llegar el Día de la Matanza

A su hora del sol salido

Entre la 9 y las 10 de la mañana

De los meses más fríos del año

Contemplando al matarife

Leer más...

Fue un verdadero aliciente que el candidato a la gobernación por el Partido Popular Democrático hiciera expresiones de apoyo a la importancia de la Universidad de Puerto Rico, hecho que demuestra que la tiene como prioridad en su agenda de trabajo. El alcalde de Isabela, Carlos Delgado Altieri se compromete con estas palabras a endosar a dicha institución en momentos en que ha sido amenazada de ser llevada a una quiebra. 

Leer más...

La profesión de abogado/a, según la conocemos en los tiempos modernos, puede encontrarse en su fase final.  Puede ser una larga agonía o una profunda transformación. Una cosa o la otra, es el resultado   del impacto  de la revolución de la información.

Como todo trabajador -  físico o intelectual -, la relación del abogado con la máquina y la tecnología determina su relación social, su producción y su desarrollo.

Toda revolución económica – desde los inicios de las civilizaciones, pasando por las industriales, hasta ésta que se denomina  de la información – implica vínculos estrechos entre las personas y las máquinas.

Las invenciones de máquinas para cultivar la tierra, recoger sus frutos y luego convertirlos en materia prima para las industrias, acompañan y definen cada evento revolucionario. A la par de toda revolución, hay progreso y también desintegración. Marx y Engels, en el Manifiesto Comunista, lo expresaron en una oración magistral: “Todo lo sólido se desvanece en el aire”.

Leer más...

     Las elecciones son el supremo ejercicio democrático, dicen los doctos y algunos surrealistas de la mentira. Desde Grecia (donde había una democracia de pacotilla) estamos escuchando ese argumento poliédrico y tramposo.  La democracia es y será la palabreja que nunca pasa de moda.  Aquí y ahora, en la tierra de la antidemocracia asumida y enarbolada, se desgañitan (pronunciándola) los políticos y sus huestes.  Tiempo de  peste y elecciones. Circo y ajedrez cantinflero.

Leer más...

Más artículos...