Entonces, le inundó la cueva de espejos de piedras lisas. Ella no los quiso porque sabía que su vida era muy corta para perderla en rizos. Abandonó su oficio para crear una escultura de barro, otra;

Leer más...

A los 12 años me enamoré de una adolescente bellísima tenía mi edad estudiábamos segundo grado de primaria los dos éramos excelentes alumnos. Recuerdo que la timidez que yo tenía en ese entonces era inenarrable, lo que hacía era entregarle cartas recuerdo que en una de tantas me escribió lo siguiente: “sabes, tengo una pregunta por curiosidad, espero la respondas con honestidad ¿por qué no me enamoras en la escuela, me gustaría escuchar de tus labios todo lo que bonito que me expresas en papel?

A la siguiente semana le respondí la misiva, aplicando la escusa perfecta: “desde que te conocí soy el hombre más feliz sobre la faz de la tierra y deseo que lo nuestro sea eterno y que mejor a través de estas cartas, el día que yo sea un ‘escritor famoso’ a lo mejor no estaré contigo pero sí en tu mente. Si yo te enamoro hoy verbalmente mañana nada recordarás en cambio en estas cartas si las guardas te servirán de inspiración a cada momento de tu vida, por esa razón prefiero plasmar mis sentimientos a través este medio”…

Leer más...

Conversando con un amigo del oeste de la Isla empezamos a tertuliar sobre las Tetas de Cayey. El empezó a preguntarme sobre el origen de las misma y le dije hay una leyenda si quieres te la cuento. El aceptó y hoy yo la comportó con ustedes.

Cuenta la leyenda que una india y un español de la zona se juraron amor perpetuo en las montañas de la Sierra de Cayey. Un día los enamorados se percataron de que sus familias planeaban separarlos, y así, entre disparos y flechazos, huyeron a la montaña. Mortal fue la herida que lograron infringir al español. Juntos, luego de muchos esfuerzos, llegaron a la cima de la Sierra donde él muere y la india, como prueba de su amor, decide nunca separarse de su amado recostándose a su lado a esperar la muerte. Luego de su muerte, sobre su pecho subieron con el tiempo las dos montañas como grito al universo del inmenso y puro amor de la mujer hacia el hombre.

Mi amigo me preguntó y cuál es la controversial que unos dicen que son de Cayey y otros dicen que no. La controversial se formó en 1999.Los alcaldes de Cayey, Salinas y Aibonito empezaron a disputarse la titularidad de las montañas. La controversia llego a los Tribunales. La conclusión de la disputa fue que a partir del 1 de septiembre de 2000 mediante la Ley 283, las cumbres se han convertido en parte de una Reserva Natural de Puerto Rico y están protegidas por la ley. Su altura es de 2.759 pies (840,94 metros) sobre el nivel del mar.

Leer más...

No tuve que pedir permiso porque no subí el Monte Everest. Preferí volar sobre su cumbre en un avión especializado en ese tipo de vuelo. Tampoco fue en China sino en Nepal, que comparte la montaña con la nación china, específicamente con el Tibet.

Pero tuvimos que esperar dos días pues el primer día había mal tiempo sobre los Himalayas y era peligroso hacer el vuelo. El segundo día mejoró el clima y nos dieron la luz verde.

Cuando volábamos sobre el Everest, los pilotos nos dieron la oportunidad de ver las cumbres desde la misma cabina de los pilotos y fue un espectáculo grandioso. Y para que recordáramos esa experiencia nos dieron este diploma que lo recuerda.

Más artículos...