MENSAJE IMPORTANTE

Cartas de un(a) Antillano(a)
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Alerta de la Mesa de Diálogo Martin Luther King, Jr.

 

ante el nuevo Código Electoral de Puerto Rico

“La esperanza de un mundo seguro y habitable recae en disciplinados inconformistas que se

dedican a la justicia, la paz y la fraternidad.”

Martin Luther King, Jr.

8 de julio de 2020

A TODO EL PUEBLO DE PUERTO RICO:

Durante más de cien años, Puerto Rico ha sido una nación con una democracia intoxicada por el pecado del coloniaje. Ahora, nos vemos obligados a enfrentar el asfixiamiento del poco aliento de participación que brindaba la antigua ley electoral. A nosotros también se nos ha impuesto una rodilla en la garganta que impide respirar a la esperanza. Las acciones del Partido Nuevo Progresista (PNP) en la asamblea legislativa ponen en peligro la credibilidad y la estabilidad de la participación electoral democrática puertorriqueña. El nuevo Código Electoral aprobado coloca el control de la Comisión Estatal de Elecciones en manos de un solo partido político: el PNP. Esta acción, por sí sola, es suficiente para poner en duda la credibilidad y la confianza de la ciudadanía en el proceso electoral. Para empeorar la situación, esta misma ley está diseñada para eliminar a los partidos minoritarios, dejar sin voz a sectores importantes de la historia política del país y reducir la representatividad ciudadana en los procesos electorales.

Recordemos. La ley electoral recién derogada fue aprobada en medio de grandes turbulencias políticas a principios de la década de 1980. Aquel código electoral se diseñó con el objetivo de evitar que la experiencia de los años ‘80 se repitiera en nuestro país. Recordemos el grito de un político emplazando a los miembros de su partido “a las trincheras de la lucha” en medio de aquellas elecciones. Recordemos desde nuestra memoria colectiva el asesinato político de dos jóvenes en el Cerro Maravilla en Villalba. Recordemos los atentados con bombas contra instituciones como el Colegio de [email protected] de Puerto Rico y el carpeteo utilizado como arma de terror y control en aquellas décadas. Estos y tantos otros recuerdos históricos son los que hoy nos convocan y nos comprometen a denunciar con decepción, honda preocupación y tristeza, la aprobación del nuevo Código Electoral.

La Mesa de Diálogo Martin Luther King, Jr. (Mesa MLK), cree firmemente en la preservación de las instituciones sociales que fomentan y protegen la libertad humana. El legado del Rvdo. King está centrado en la protección de los derechos humanos y civiles, y en la promoción de la participación ciudadana en la toma de decisiones colectivas. La libertad ciudadana está fundamentada sobre la fe en los principios más sagrados de la doctrina cristiana; la libertad humana está afianzada en la obra de liberación realizada por Jesús de Nazaret. Esta es la creencia fundamental del pueblo cristiano. Así, el Apóstol Pablo nos dice que “ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra”. (Rom 7:6) Esta libertad es el fundamento de la dignidad humana que debe servir de razón para cualquier política pública adoptada por el estado.

En estas circunstancias, a menos de cuatro meses de las elecciones generales y a un mes de unas primarias partidistas, la Mesa MLK no puede menos que señalar la grave preocupación provocada por la aprobación de un nuevo Código Electoral sin contar con el consenso necesario. Como cristianos rechazamos esta nueva ley electoral porque arriesga la credibilidad de todo el sistema. Hacemos un llamado a las comunidades para manifestar su desacuerdo con la aprobación de este nuevo código que implica la deslegitimación de cualquier partido que obtenga la mayoría en las próximas elecciones. Nuestra denuncia radica en dos hechos peligrosos: (1) el Código Electoral aprobado está parcializado a favor de un solo partido (PNP), y (2) es una amenaza contra la legitimidad del partido que resulte vencedor en las próximas elecciones.

Con toda la urgencia que requiere esta situación, resonamos una voz de alerta a las comunidades cristianas que creemos y proclamamos que Cristo nos liberó para que seamos libres (Gl5:1). Las iglesias tienen que encarnar su llamado dentro del proceso social y político de nuestra isla, de manera que seamos verdaderas y verdaderos profetas del evangelio de Jesús. El proceso democrático de Puerto Rico no puede descansar en manos de quienes han demostrado un desprecio sistemático hacia la voluntad colectiva y al bienestar común de nuestro país.

“Todo tiene su tiempo” (Ecl. 3:1) y es la hora para actuar con responsabilidad evangélica, promoviendo de palabra y de hecho, como lo hizo Jesús, una sociedad verdaderamente inclusiva, abierta, honesta y democrática.

Personas que se unen a esta alerta:

1. Dr. Ediberto López

2. Dr. Felipe Martínez Arroyo

3. Dra. Jeanette Zaragoza

4. Rev. Gamaliel Ortiz Guardiola

5. Rvda. Edma Torres

6. Rvdo. Juan A. Gutiérrez

7. Lester C. Santiago Torres, Co-coordinador Mesa de Diálogo MLK, Jr.

8. Dr. Francisco Concepción, Co-coordinador Mesa de Diálogo MLK, Jr.

9. Dr. Pablo Navarro

10. Agro. Kelmadis Pérez Rivera, M.A.R.

11. Pastor Alberto Rivera

12. Felix T. Miguel Aponte

13. Ixza Casillas, M.P.H. 1

4. Sarah González López

15. Carmen Alicia Nebot