(San Juan, 9:00 a.m.) Los intelectuales orgánicos del movimiento estadista de Puerto Rico, intelectuales y académicos en la isla como en los EE.UU., se han dedicado a escribir columnas explicando que la estadidad ganó el plebiscito del pasado 3 de noviembre de forma “contundente”.  Los que vivimos en Puerto Rico, tenemos dudas de esa aseveración. Lo cierto es que las columnas de opinión en los EE.UU. florecen en todas las esquinas. Es momento de hacer una contra ofensiva por la independencia, y provocar un freno a la avanzada estadista.

Todo indica que el movimiento estadista, históricamente vinculado al Partido Nuevo Progresista, tuvo nuevos aliados en las elecciones del 2020.  En particular por vía del Partido Dignidad y por vía del Movimiento Victoria Ciudadana.  Desde esta mirada, la estadidad tuvo el empuje por parte de estos movimientos que ya fuera por su activismo o por su silencio, apoyaron la opción del Si en el plebiscito de noviembre.

Ahora le toca al independentismo, dentro y fuera del Partido Independentista Puertorriqueño reaccionar sobre este evento y asumir una postura vertical por la independencia nacional. También utilizar la oportunidad para explicar, en números, y como se diría en calle “en pesos y centavos”, lo que realmente ocurrió con este evento.

Leer más...

[Nota Editorial:  Este artículo se da en el contexto del Segundo Congreso Canario: La huella canaria en la cultura puertorriqueña.  El mismo es coordinado por el autor de este artículo, e inspirado por la idea de que las identidades nacionales tanto en el caso de Puerto Rico como en el de las Islas Canarias, se fusionan para detener en nuestro caso el avance de la estadidad. La actividad es hoy, iniciando a las 9am, y transmitida por las redes sociales de este medio, a través de la plataforma GoToMeeting, código 276-828-397].

La victoria del Sí en el pasado plebiscito del 3 de noviembre me lleva a plantear las preguntas, ¿queremos continuar siendo puertorriqueños? o ¿queremos convertirnos solo en una estampa folclórica dentro del mosaico cultural estadounidense? No estoy consciente el grado de conciencia que la mayoría de los electores que apoyan la anexión entiendan las repercusiones de sus acciones.

Leer más...

(Madrid, 11:00 a.m.) La sociedad está en la nube de la indiferencia, propulsada por individuos que corren detrás de las olas hasta el infinito mundo de la avaricia, de la incomprensión, de la falsa gnosis y sobre todo de la fortuna y del poder político que crea un torrente de ilusión que después desaparece en los desfiladeros profundos de la realidad, cuando constatamos que todo fue un exagerado bulo, sin fundamento y sin sentido común.

-¡Si!, ¡así es!-  Y todo, debido a un megalomaníaco que se presentó como el salvador de USA, porque pertenecía a ese grupo que según la OMS lo define como; ”humanos con trastornos de personalidad que se caracteriza por la idea de grandeza que creen les pertenece”.( Múltiples investigaciones en la Universidad mexicana de Guadalajara del profesor Mario Esparza, lo confirma)

¡Por ahí van los tiros!, porque el carácter voluble, agresivo, retador, manipulador, exagerando las situaciones a sus conveniencias con el solo objetivo de conseguir metas reservadas a hombres excepcionales y, que ellos transforman para adentrarse en ese grupo de sabios inteligentes, es lo que quiso copiar Donald TRUMP, para sentirse aún más megalómano. El mismo que se presentó como salvador de USA, como el mejor presidente de todos los tiempos, como un ser superior, esta vez el mundo acertó, porque para ganar la gloria antes hay que sufrir y Donald TRUMP olvidó que también es humano, y no quiso padecer porque siempre se mostró como caballo ganador, aunque ahora ya no fue el mejor, su carismático carácter y su elevado orgullo le traicionaron, y ahí Donald TRUMP presentó su otra personalidad, la del cambio de ánimo fácil, la de un “loser”  que no acepta la derrota, que quiere ejercer su dominio a través de tribunales, aquella que le otorga esa enfermedad que nos definió Mario Esparza.

Leer más...

(San Juan, 10:00 a.m.) El comisionado electoral del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Roberto Iván Aponte, expuso hoy mediante carta dirigida al presidente de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) su posición sobre ciertas disposiciones del Código Electoral recientemente aprobado, cuya aplicación a los nuevos partidos políticos resultaría en la pérdida de representación en la CEE. Aponte abogó por la interpretación más favorable y justa del ordenamiento electoral, en armonía con los principios constitucionales sobre la inscripción de partidos. 

Según el Código vigente, para considerarse un partido estatal, un partido tiene que cumplir con tres requisitos: obtener al menos el 2% de los votos íntegros bajo su insignia en la papeleta de la gobernación; haber postulado una candidata o candidato a la gobernación y a la comisaría residente y haber presentado en al menos la mitad de los municipios candidaturas a alcalde con sus respectivas “planchas” de legisladores municipales. 

Cumplieron con esos criterios el PNP, el PPD y el PIP, pero ni Proyecto Dignidad ni Movimiento Victoria Ciudadana sometieron el número exigido de candidaturas alcaldicias. 

Leer más...

Las Islas Canarias y Puerto Rico comparten nexos históricos y socioculturales que han sido determinantes en la formación identitaria de ambos archipiélagos. La experiencia colonial, el mestizaje y la conceptualización de una cosmogonía identitaria nacional, a pesar de sus situaciones políticas, han enriquecido el amor patrio y fortalecido la resiliencia de ambos pueblos.

El distanciamiento geopolítico a raíz de la Guerra Hispanoamericana fue incapaz de separar a los dos pueblos que comparten experiencias similares y buscan en el siglo XXI su pleno desarrollo. En los últimos veinte años se ha incrementado el intercambio cultural y las investigaciones históricas y genealógicas lo que ha resultado en una mejor interpretación sobre la relación que los une y hermana.

Desde la década de 1980 el Circulo de Amistad Canaria de Puerto Rico (CACPR) ha estado desarrollando proyectos para fortalecer los vínculos culturales entre boricuas e isleños. En el 2019 iniciaron la celebración de congresos histórico-culturales para identificar la huella canaria en la puertorriqueñidad y a su vez destacar las contribuciones puertorriqueñas al pueblo canario. La firma de un acuerdo entre CACPR y la Asociación Puertorriqueña de Historiadores (APH) potenció la participación de reconocidos historiadores que se han consagrado a investigar la canariedad en la puertorriqueñidad y su evolución en el contexto sociopolítico del país.

Leer más...

(San Juan, 11:00 a.m.) Las elecciones de este año fiscal 2020 son de vital importancia para el Puerto Rico que vivimos. No solo se espera de la siguiente administración que gobierne “acorde a lo que el pueblo necesita”. El país tiene instrucciones esta vez puesto que los desastres naturales (huracán María, terremotos, pandemia) y la respuesta de ambas administraciones a los mismos dejaron claro la necesidad de monitorear las acciones del gobierno. Aun así, las irregularidades en el conteo de papeletas se continúan apilando a tal grado que ciudadanos comentan: “ya que repitan las elecciones.”

No es para menos que la población puertorriqueña comience a desear repetir el proceso electoral por más descabellado que suene. Esta vez por vez primera en nuestra historia electoral tuvimos opciones fuera de los partidos tradicionales. Esto supuso gran y evidente presión en los partidos líderes y fue vista en expresiones que insinuaban la caída del bipartidismo boricua. 

Aunque tocó suelo el bipartidismo con los resultados electorales la incertidumbre arropa el corazón y la mente de la isla. Cerca de 15,000 papeletas están descuadradas y la confiabilidad de los resultados de las papeletas de esas 227,000 personas electoras que se acogieron a la modalidad del voto ausente y adelantado está en duda.

Con tantas dudas; ¿cómo sabemos que seremos liderados por el electo por la mayoría estos próximos 4 años?

Leer más...

(San Juan, 9:00 a.m.) A más de una semana de los comicios generales de Puerto Rico, todavía son inciertos los resultados de las elecciones y del plebiscito sobre las relaciones con Estados Unidos, situación que se ha agravado con informes de posible “contaminación” de más de 150.000 votos adelantados en los 110 precintos del país.

La revelación forma parte de toda una serie de incidentes y denuncias que han convertido estos comicios en uno de los más accidentados de la historia de Puerto Rico.

La complicación se produce en momentos en que ha habido que retrasar el inicio del escrutinio y el conteo preliminar de votos indica un crecimiento vertiginoso del independentismo, así como el triunfo apretado del anexionismo en el plebiscito y en la lucha por la gobernación. De hecho, el crecimiento del Partido Independentista Puertorriqueño fue tal, que de haber obtenido menos del tres por ciento de los sufragios en 2016, ahora aparece preliminarmente empatado en 14 por ciento con el nuevo partido Movimiento Victoria Ciudadana, financiado por sindicatos de EEUU.

Además, está la duda de si alguno de los dos partidos principales -el Partido Nuevo Progresista y el Partido Popular Democrático- logrará mantener el control de la Legislatura. Junto a las bancadas de esas dos decrecidas formaciones políticas, aparecen logrando escaños candidatos del PIP, el MVC y el Partido Proyecto Dignidad, además de un candidato independiente.

Pero todo eso es todavía impreciso, debido a las dificultades para determinar los resultados.

Leer más...

Así como todo cambia
que yo cambie no es extraño

Mercede Sosa

(San Juan, 9:00 a.m.) Las elecciones del 2020 tienen una variable incuestionable:  el Movimiento Victoria Ciudadana provocó un sismo, que produjo una ola que afectó a todo el mundo, provocando cambios en todas las organizaciones políticas, así como en la misma ciudadanía.  La consigna de vamos a “terminar con el bipartidismo” se introdujo en el imaginario como nunca antes había pasado.  Por lo tanto, esa variable es incuestionable.

Lo que si es cuestionable es la “fiesta”  que los  analistas, todas y todos, han provocado de que estamos ante el fin del bipartidismo.  En realidad, eso no pasó.  Pese a que en San Juan, si pasó. 

Leer más...

Más artículos...