Mientras en Puerto Rico se celebra la victoria de diferentes sectores de la sociedad civil, movimientos sociales y partidos emergentes de centro-izquierda en el referéndum del 19 de agosto pasado, donde el Estado pretendía eliminar el derecho absoluto a la fianza y disminuir aun más la representación democrática del pueblo achicando el numero de legisladores, en otras partes del Caribe se habla de imponer la pena de muerte y se denuncia el abuso de las fuerzas policiales contra la población.

Leer más...

A lo largo de los últimos meses, El Post Antillano ha tomado postura en torno a la propuesta del gobierno de Puerto Rico de enmendar dos disposiciones de la constitucion del Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Una de ellas en particular, limita el derecho absoluto a la fianza. La otra propuesta de enmienda, propone reducir el número de legisladores en ambas camaras de la legislatura de Puerto Rico. Hemos dicho consistentemente que no endosamos la postura de enmendar las disposiciones constitucionales. Somos consistentes en afirmar que dar rienda a dichas propuestas, no resuelve ningún problema. La criminalidad no se controlara porque se de o no la fianza. Mientras por otro lado, reducir el número de legisladores lo que hace de facto es empeorar la calidad de vida democrática: menos legisladores para más población. Tampoco esto resuelve el problema que intenta resolver.

Leer más...

Hace unos años subía por la cordillera central de Bolivia, la Cordillera de los Andes, en dirección al Alto, donde queda el aeropuerto internacional de este país. Mientras subía en una elevación sobre 3000 metros por encima del nivel del mar, el taxista prendió la radio y la canción que se sentía era Carlos Santana con la canción Black Magic Woman. Nada más mágico que ese momento.

Leer más...

Decía Winston Churchill, la crítica no es agradable, pero es necesaria y cumple la misma función que el dolor en el cuerpo humano. Sin embargo, en Puerto Rico nos educaron bajo el mantra de que aquí no se habla de aquello que pueda incomodar aunque nos estalle en la cara. Los temas controvertidos se evitan, a riesgo de parecer idiotas ilusos. Y la verdad, si no es bonita, no se dice. La libertad de expresión en el contexto puertorriqueño se reduce a hablar del clima, los tapones y la falta de estacionamientos. Aún, tengo grabado en la mente ese famoso letrero que leía, “Prohibido hablar de política o religión”.

Leer más...

Detrás de tanto muro, rejas y alarmas; detrás de tanto guardia privado, serpentinas y cámaras; detrás de cristales blindados, ventanas de protección y cerraduras; detrás de urbanizaciones cerradas, carros cerrados y centros comerciales; detrás de tanto lugar privado, hemos ido desocializándonos a la presencia del otro. Hemos ido alimentando la intolerancia a los que hacen cosas distintas y no actúan como nosotros. Hemos ido encubando y nutriendo al miedo.

Leer más...

POR QUÉ ESTOY EXPRESÁNDOME

  • Esto es un asunto cívico, no partidista.
  • La decisión que se tome trasciende personas y partidos.  Contrario a una elección, dónde cualquier "error" se puede "corregir" en cuatro años, aquí un error transciende las elecciones y afecta generaciones.  Enmendar su Constitución es un asunto sumamente serio para un país.  La decisión no se puede tomar ni a base de miedos, ni de rencores y mucho menos como una estrategia electorera para tratar de borrar en la mente de la gente, a menos de noventa días de una elección, el fracaso de un gobernador que aspira a re-elegirse.
Leer más...

Mi tío Lucas ha muerto. Nos hemos enterado de su fallecimiento por casualidad. Un conocido, y al parecer también vecino suyo, llamó a otro de nuestros tíos para preguntarle si sabía que su hermano (Lucas) había muerto. De las piezas que se han podido armar, Lucas murió poco antes del 15 de julio y cuando su hermano fue a identificarlo al Instituto de Ciencias Forenses su cadáver llevaba allí 16 días. Nadie llamó a familiar alguno. A nadie parecía importarle que un “fulano”, no famoso y humilde había muerto. Nadie sabe exactamente de qué murió. Ni siquiera pudo realizarse su identificación ya que el cadáver estaba en un estado de descomposición avanzada. Quienes levantaron el cadáver en la escena, allí donde residía, en un apartamentito en Puerto Nuevo, no buscaron documentos, papeles, nada. Simplemente, al parecer, se llevaron a otro muerto anónimo más. La actitud para con el cadáver de nuestro tío fue la misma que la de realizar otro trámite cotidiano para quienes tienen por oficio tratar con muertos.

Leer más...

Más artículos...